domingo, 22 de enero de 2012

Pasaré.

 
Pasaré. Irremediablemente sonará el recreo
intensamente cruel
           para mis párpados
y quedaré sentada en el borde
                                 del mañana
    como si tuviese sentido          esperarlo.
Sé que llegará
porque ha empezado a dolerme el aire
           y los días de sol
                  me reproducen  sombras transparentes.
Y a pesar del intento
    me despido sin cesar
                    de los tréboles.
Y todo lo que miro
es para siempre.

Páginas vistas en total

si pasas por este sitio, me gustaria saber tu opinión