miércoles, 29 de septiembre de 2010

Primavera

Viene de apoco.
Se desata en los arrabales
                de los árboles
               con el destino de hembra
                                        entre las piernas.
Camina descalza
             sobre el último rastro  de la escarcha
hasta que un día     se detiene
                                 en la irremediable medianía
                                 de setiembre.
Lo abraza    como a otra ventana abandonada
  y le descuelga un arsenal
                              de pájaros en celo.
en medio de los ojos.


Páginas vistas en total

si pasas por este sitio, me gustaria saber tu opinión